Decálogo del post-POST

15 / 01 / 17

Como hace mucho que no post(ur)eo por aquí e internet va tan rápido, he realizado un autoexamen para averiguar qué ha cambiado en esto de la blogosfera en los últimos 5 años.

¿Cómo escribir un post en 2017? El post-POST

Últimamente ha vuelto a ponerse de moda todo lo que empieza por post. Esto es una postverdadpalabra del año!), que viene a significar que si me invento una buena historia, la realidad dará igual.

Tirando de este hilo, ahí va mi humilde y distorsionada visión de lo que debería ser un post a día de hoy. Vamos, un post-POST como Dios manda:

  1. Definitivamente, un post no es un anuncio. No lo uses para contar lo bien que lo haces todo y que eres el líder en tu sector. Hace 5 años estos mensajes se ignoraban. Hoy molestan, porque insultan a la inteligencia. Déjalo estar: si eres tan bueno, se notará con tu contenido interesante.
  2. Un post no tiene que medir 2000 palabras. O sí. Depende.
  3. Tu post no tiene por qué ser un post. Puede ser un vídeo, un podcast, una galería de fotos.
  4. Los comentarios de tu blog no tienen por qué estar en tu blog. Cero ansiedad. Hay redes. Y foros. Y guachaps. Y bares 😉
  5. Mejor acompañado que solo. Cuenta con colaboradores, crea un blog coral, compártelo en webs o impúlsalo escribiendo en otras publicaciones. Solo no puedes: con amigos, sí.
  6. Tu blog no es (al menos en origen) una estrella que atrae miles de satélites lectores. Necesita un poquito de marketing online: SEO, tráfico desde redes, reseñas o lo que sea.
  7. Regala conocimiento (ebooks, por ejemplo). Que sí, asúmelo, más o menos formalmente tú también haces marketing. Publicidad. Propaganda… o como quieras (mal) llamarlo.
  8. Grábatelo a fuego: todos nos equivocamos, pero escribir mal apesta. Ya no solo para tus lectores, sino para Google. Y no hablo únicamente de ortografía, sino de errores gordos de gramática o de repetir hasta la saciedad palabras clave con calzador (keyword stuffing). “Be natural, my friend”.
  9. Aunque tu blog sea profesional no es obligatorio que parezca un manual técnico. Los casos de éxito, FAQs y “mira todo lo que sé” son fantásticos (sobre todo en entornos B2B), pero no constituyen la única opción para posicionarte como experto (un simple ejemplo del amigo Jota). Cada vez importará más la opinión que el conocimiento transmitido. Al tiempo. Post-verdad post-verdadera.
  10. Sé tú mismo. Llámalo branding. Personalidad. Da igual. El caso es que hay que buscar un discurso propio y facilitar el recuerdo (aunque lo único que digas es: “Hola, bebés”).

Este blog no es de los que sientan cátedra (los únicos métodos que he creado, el micológico y el RIE, eran ficción), así que te espero en los comentarios, porque sé que sabes mucho más que yo.

¿Cómo es para ti el post perfecto?

Comparte:

4 comentarios

  1. Venga!!!!! Danos caña!!!!!

    Quizás te falto hablar (en tu estilo) de la medición 😉

    Y ponte otra foto, que tú eres más guapi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *