Diez razones para no utilizar decálogos

1. El origen de los decálogos son los diez mandamientos.
¿De verdad te crees tan importante como un dios?

2. No hay nada profundo que pueda sintetizarse en sólo diez puntos.

3. No hay nada sencillo que requiera diez puntos para ser entendido.

4. Los decálogos siempre se numeran del 1 al 10, cuando sería más estético hacerlo del 0 al 9 (es más bonito alinear una sola cifra).

5. Si se usan diez puntos para facilitar la comprensión…
¿por qué no utilizar sólo 3, 2 ó 1 y hacerlo aún más fácil?

6. Los Simpson no pueden enumerar cada elemento del decálogo con un dedo. Corremos el riesgo de perder a Homer como orador.

7. Los decálogos no son actualizables (10.1, 10.2.3, etc.).
A ver quién vende eso en la era de internet y del cambio perpetuo.

7. Vaya… es fácil equivocarse y repetir uno de los números.

9. ¡Ups! Es aún más fácil saltarse uno de los diez elementos. ¡Cuánto rigor!

10. El último punto casi siempre se escribe para rellenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *